RELACIÓ MENT-COS

 Hace unos años las agencias de modelos hicieron declaraciones públicas, divulgadas por los mass-media, acerca de su postura en contra de la anorexia. Después de haber extremizado el ideal del cuerpo femenino delgado, estilizado, androginizado, y un ideal de cuerpo masculino hipermusculado y desproporcionado, durante casi cuatro décadas, las asociaciones de consumidores han reaccionado, han empezado a ejercer presión, han denunciado a los estilistas, por el fomento de este trastorno de la ingesta. Las cosas han comenzado a cambiar, lentamente, pero necesariamente, ya que empiezan a ser muchos los testimonios de personas del mundo de la moda o famosos que relatan en sus autobiografías la tortura de su esclavitud hacia la forma física. Detrás de esta expresión está la idea de que lo corporal representa la parte externa, superficial: la forma. Además de realzar lo visual por encima de los demás sentidos, establece una dicotomía mente-cuerpo, sobre la cual se fundamentan las patologías y tendencias culturales mencionadas. La idea de tener que controlar el cuerpo a  partir de la mente es incompatible con la visión del ser humano como sistema integrado estas dos facetas. Ni siquiera tenemos una palabra para expresar el ser humano como un todo: integración mente-cuerpo es lo que más se acerca, y necesitamos un guión para expresar que allí hay una relación más estrecha que una relación cualquiera.

Respiración, relajación, meditación, tai chi chuan, hipnosis son algunas de las herramientas terapéuticas a nuestro alcance para restablecer el contacto con uno mismo, para reemprender el diálogo entre nuestra dimensión física, la mental y la espiritual.

.